EL TALENTO NO TIENE GÉNERO – Aintzane Encinas

Siempre tuve la idea romántica de acabar donde empecé. Por eso, toda mi carrera deportiva la desarrollé en la Real Sociedad. En el último partido, cuando el árbitro estaba pitando el final, miré … “¿ya?” No quería que acabara. 

Feliz y orgullosa de dejar un fútbol mejor para las nuevas generaciones que venían empujando con fuerza, sentí el lujo que solo unas cuántas afortunadas pueden saborear: ser futbolista.

Cuando llega la “treintena” las facilidades te abandonan, pero tuve clara desde el principio la idea de que el deporte tendría para mí un lugar. Para ello, mientras jugaba, me preparaba. 

Hoy en día y tras una etapa genial, sigo construyendo sueños con esfuerzo, constancia, ilusión y coraje. Me licencié en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte e hice un Máster en Gestión y Derecho Deportivo. 

Fundé mi propio club: GABEN CLUB DEPORTIVO. Lo presido, gestiono y coordino. Organizo eventos deportivos que favorecen la igualdad en el deporte y soy entrenadora Nacional de fútbol, docente en la escuela de entrenadores y eterna aprendiz.

De todos los eventos, congresos, escuelas, planes que llevo a cabo, el proyecto más especial que pude crear se llama TXIMISTCUP, el torneo femenino internacional que más equipos y jugadoras congrega a nivel nacional. Un torneo especial dedicado a la persona que fue capaz de dejar huella en inmensidad de personas, de cambiar sus vidas o de hacerlas un poquito mejores, el que fuera mi amigo, confidente y preparador físico durante muchos años, mi querido Tximist.

LA INTRAHISTORIA DE UNA IDEA

Llevaba tiempo queriendo hacer un torneo de fútbol sólo para jugadoras. Hay cantidad de torneos masculinos o masculinos y femeninos (en su origen masculinos), pero no femeninos. Lo sentí como una necesidad y una aportación. Desde niña, pensaba en poder algún día ir a un evento así. En 2015, esta idea irrumpía en mi mente de nuevo con fuerza. 

Había encontrado la localización perfecta: Hondarribia. Un pueblo con mucho encanto donde se unen océano, montes y ríos con una amplia y variada oferta turística. En la frontera entre Francia y España. Con aeropuerto y unas instalaciones deportivas excelentes al lado de la playa. Nunca se habría pensado en algo así para nuestro deporte. 

Casualmente, o no tanto, Tximist tenía su empresa en el polideportivo municipal. Había trabajado con muchos de los equipos del pueblo de cantidad de modalidades, remo, baloncesto… y conocía personalmente al concejal de deportes del ayuntamiento.

Le conté mi idea y mi ilusión de ejecutarla antes de que le fuera detectada una enfermedad terminal. Siempre le contaba mis cosas con la pasión de quien sabe que tiene en frente a un gran apoyo con amplia capacidad de escucha.

La idea seguía tomando forma en mi cabeza, la fundación del club suponía un paso más en esa línea, pero yo seguía inmersa en mi mundo de futbolista. Una vorágine de partidos, las navidades…

Una semana antes del partido final de Tximist, recibí un correo electrónico que él firmaba. ¿El contenido? El contacto del concejal de deportes del ayuntamiento de Hondarribia. Su último regalo para mí.

Cada vez que lo recuerdo, las lagrimas emergen en mis ojos. ¿Cómo podría pensar en aquella conversación que ya habíamos tenido hace muchos meses en un momento así? Díganme que eso no se llama generosidad a todos los niveles…

A raíz de su fallecimiento, sentí que ese mismo año llevaría el torneo a cabo y que sería mi pequeño homenaje a su gran persona. Con su nombre, bueno, el nombre con que todos le conocíamos, arrancaría la primera edición del primer torneo femenino de fútbol en Hondarribia. 

Cientos de reuniones, documentos, trabajo, montaje, horas y horas de implicación, reclutamiento de jugadoras y equipos participantes a contracorriente. Estábamos en enero y comenzaría en junio. 

Lo más complejo es evidenciar a las marcas e instituciones, que una idea va a funcionar sin que haya arrancado. Sin imágenes que aportar y datos que aún están vacíos, solo queda la pasión por demostrar que será un éxito. Por eso siempre he pensado que quien apuesta casi a ciegas por una persona o proyecto, debe de tener un lugar especial. No cualquiera tira un penalti decisivo…

Llegó junio y una primera edición con más de 200 jugadoras. Toda una consecución. Bienvenidos lectores a mi locura: 4 ediciones de “TXIMISTCUP, Women´s International Footbal Tournament”, en las que han pasado por Hondarribia cerca de dos mil jugadoras. La cuarta edición, superó la barrera de las 500 futbolistas. La quinta edición, que no se ha celebrado a causa del Covid-19, tenía confirmados más de 30 equipos. Por él y por todas ellas, volverá a rodar el balón.

GABEN CLUB DEPORTIVO 

Conocer la intrahistoria de la creación del club que presido, probablemente os acerque al entendimiento del para qué de su fundación. 

Durante años, practicar el deporte que más me gustaba, poder estar en el club de mi vida, o disfrutar de todas las facilidades para hacerlo, era solo una quimera. Jugar en un estadio, poder seguir en la práctica deportiva, tener espacios, visibilidad y referentes, también eran ilusiones de una niña apasionada por el fútbol.

En Gaben Club Deportivo sabemos de la necesidad de generar referentes, de la formación y educación en valores a través del deporte. De dar espacio y sensibilizar a la sociedad de la necesidad del cambio hacia una igualdad necesaria.

Nuestros métodos de trabajo y acompañamiento de deportistas, intentan suprimir las barreras y normalizar la práctica deportiva femenina tanto en el deporte amateur como de rendimiento.

Potenciamos el valor de la diversidad y de la integración, reduciendo las desigualdades en la sociedad y generando referentes en todos nuestros eventos, proyectos y actividades. Gestionamos personas y equipos facilitándoles la formación y los medios en sus caminos deportivos, sean cuales sean los elegidos.

Todas las personas que formamos GABEN nos mostramos comprometidas con la igualdad y el impulso del deporte femenino.

Y es que la sociedad y el fútbol han evolucionado tanto, que las expectativas a todos los niveles son enormes. ¿Quién sabe leer o predecir qué pasará en unos años si hace unos meses se llenó el Wanda Metropolitano? 

Ojalá que las niñas y las que ya no lo somos tanto, sigamos soñando en grande. En estadios, en equipos, en fútbol o en lo que sea…

En Gaben Club Deportivo, estamos orgullosas de haber recibido el Premio a la Gestión de la Diversidad en categoría “Deporte” este 2020, un reconocimiento a la pasión de muchos años de trabajo que nos impulsa a seguir con fuerza. ¡Muchas gracias Fundación Diversidad por el galardón!

Yo también pensaba que era solo fútbol, y en realidad, era la vida.


Aintzane Encinas

Presidenta de GABEN CLUB DEPORTIVO

También te podría gustar...

Deja una respuesta